22 de marzo de 2008

Oh Laura - Fine line



It was like too much coffee
We'd been up for days on end
But now it seems we've lost it
I don't know where or how or when

If I could have those days again
I think i'd do things just the same

'Cause it's a fine line, a fine line
Between pleasure and pain
If just for one night
Hold tight
And save
me again
I just want you to know
That it's hard to let you go
'Cause it's a fine line
Between pleasure and pain

We were perfect lovers
You'd be Bobby, i'd be Pam
Bobby found another
So he told me second hand

But if I could have those days again
I think i'd do things just the same

'Cause it's a fine line, a fine line
Between pleasure and pain
If just for one night
Hold tight
And save me again
I just want you to know
That it's hard to let you go
'Cause it's a fine line
Between pleasure and pain

I could smooth things over
God knows i know how to act
I'll love you like i mean it
Why can't you love me back?

'Cause it's a fine line, a fine line
Between pleasure and pain
If just for one night
Hold tight
And save me again
'Cause it's a fine line, a fine line
Between pleasure and pain
If just for one night
Hold tight
And save me again
I just want you to know
That it's hard to let you go
The fondest memories, they say,
Is what remains

It's a fine line
Between Pleasure and Pain



9 de marzo de 2008

Ni un día sin anarquía

En el Metro de Madrid, dentro del marco de la camapaña de fomento de la lectura Libros a la calle, en cada vagón se han colocado varias pegatinas de tamaño folio con extractos de diferentes libros, animando al final a continuar la lectura en el propio libro.

Un ejemplo (perdón por la calidad, son fotos con el móvil):

Pido la paz y la palabra

El otro día me encontré uno que me llamó la atención. Era muy denso, con "demasiadas letras", y no aparecía el autor ni la obra en la parte inferior. Cuando me levanté a leerlo, me encontré con esto:

Ni un día sin anarquía

Habéis oido hablar de nosotros mil veces...

...casi todas sin fundamento. Habéis visto nuestras frases en los muros y esa A dentro de un círculo que tan poco os dice a vosotros y tanto nos dice a nosotros. Nos habéis visto incluso en la tele, pero lo que no termináis de entender es que nos véis a diario, en la calle, en el metro, en clase, e incluso en el trabajo. Que somos gente corriente con carne y huesos. Que somos vuestros hijos, vuestros vecinos, que os conocemos.
Y sabemos que también a vosotros os jode cuando suena el despertador. Y no nos creemos que seáis felices así, entre el trabajo y el centro comercial, siempre haciendo cola y pensando en la próxima compra, viendo pasar la vida entre mercancías que en el fondo -reconocedlo- no saben a nada.

Lo que no entendemos es que viváis como si nada, como si todo fuese bien, sin demasiadas preocupaciones más allá de lo puramente económico. Como si os contentárais con esa basura que nos han vendido, como si no fuéseis capaces de concebir algo mejor, como si os sintiéseis agusto entre le plástico y el hormigón. En eso somos diferentes, nosotros odiamos todo esto, no nos atraen lo más mínimo las múltiples referencias del catálogo en que han convertido las ciudades. Nos sabe a mierda, es imposible que la vida sea esto, porque esto no es vida. Esto es pasar el tiempo sin pena ni gloria. Nosotros asumimos las penas que pueda traernos la búsqueda de la gloria, a lo que no estamos dispuestos es a envejecer en fila de uno frente a una caja registradora que nos administre un pedacito de muerte con cada ticket.

Nosotros tenemos sangre en las venas, algo inusual en nuestros días, y por eso reventamos y reaccionamos de formas extrañas para vosotros: lloramos, gritamos, corremos, rompemos. Y seríamos capaces de disimular y hacer como si nada y no meternos en líos, pero nos daría vergüenza. El que diga que el mundo va bien, o es tonto o es un mal nacido; así de sencillo.
El que diga que no puede hacer nada al respecto, o no tiene imaginación o no tiene interés, y lo demás son excusas. Nosotros ya estamos hartos, así que nos encontraréis por ahí, haciendo lo posible para joder este macabro decorado que solo esconde miseria y devastación.

Salud y anarquía...


Y en el pie de página, "Ni un día sin anarquía. Todxs a la calle."

Curiosa -y muy loable- iniciativa. No sé cuántas pegatinas habrán colocado. Lo que está claro es que muy poca gente se habrá percatado, y menos los vigilantes del Metro.

Mi voto es para...

¡Koopa!



No puedo esperar a que salga el Mario Kart para Wii. Motos, circuitos retro, 4 jugadores en local, 12 en red...

Creo que hasta puede que me lo compre.